25/07/2014

La verdad oculta detrás de los bonistas minoristas italianos

La siguiente nota ha sido enviada al periódico FINANCIAL TIMES, solicitando que sea publicada invocando el derecho a réplica, como respuesta a la carta de Nicola Stock publicada el día 17 de julio.


La verdad oculta detrás de los bonistas minoristas italianos

Estimado señor,

Contrariamente a lo que afirma Nicola Stock en su carta (17 de julio), vale la pena recordar que en su proceso de reestructuración de la deuda, Argentina llegó a un acuerdo con el 92,4% de sus acreedores para el canje voluntario de instrumentos en default por nuevos bonos, después de llevar a cabo negociaciones prolongadas y de buena fe en virtud de los principios de equidad entre acreedores y de efectiva capacidad de pago.

Durante 2003 y 2004, Argentina mantuvo varias reuniones con distintos grupos de acreedores, incluido el Comité Global de Tenedores de Bonos Argentinos (GCAB), de los cuales Task Force Argentina (TFA) era miembro. De hecho, en marzo de 2004 se invitó a 21 grupos a mantener reuniones adicionales en Buenos Aires, tal como lo evidencia la documentación, incluyendo los registros del FMI. El diálogo continuó a lo largo de este proceso, lo que incluye el período previo a la segunda reestructuración de la deuda en 2010.

Es desafortunado que TFA niegue que este proceso haya tenido lugar. TFA también desconoce que la mayoría de los miembros de GCAB con tenencia de bonos efectivamente participaron en las reestructuraciones de deuda de 2005 y 2010.

Los tenedores de bonos minoristas que el Sr. Stock dice representar “compraron” (un eufemismo) estos bonos debido a un esfuerzo concertado (verdaderamente una cartelización) por parte de algunos bancos italianos para deshacerse de sus tenencias de bonos argentinos y transferirlas a sus clientes minoristas en los años previos al default de 2001. Es lamentable que el Sr. Stock no revele la verdadera razón por la cual tenedores minoristas no sofisticados poseían instrumentos tan riesgosos.

Como suele hacer, el sector financiero transfirió el riesgo a los participantes más vulnerables.

A pesar de este hecho, no sólo Argentina no ignoró a los tenedores de bonos minoristas durante la reestructuración sino que les ofreció un acceso preferencial a los Bonos Par (más adecuados a su carácter minorista). De hecho, la enorme mayoría de los tenedores de bonos italianos minoristas participaron de las reestructuraciones de la deuda de Argentina en 2005 y 2010 y forman parte del mencionado 92,4%.

La reestructuración de la deuda argentina se basó en la capacidad de pago efectiva del país, bajo la premisa de que era necesario reanudar el crecimiento económico para pagar el servicio de la deuda. Los participantes recibieron nuevos instrumentos de deuda en situación regular, cuyo servicio Argentina ha pagado en forma sostenida y puntual desde entonces. Las órdenes judiciales estadounidenses vigentes están impidiendo que estos tenedores de bonos, incluidos los italianos, reciban los pagos que Argentina ya efectuó según lo convenido.

Argentina ha demostrado claramente su disposición y capacidad para negociar, como lo evidencian los recientes acuerdos alcanzados con el Club de París y Repsol. Argentina reafirma su compromiso de encontrar una solución sobre la base de condiciones justas, equitativas, legales y sustentables para el 100% de los bonistas.